Cambiando la mirada del Congo

Cambiando la mirada del Congo

Vivir doce horas diarias en el hospital más pobre de la ciudad de Kinshasa, en la República Democrática del Congo (R.D.C), consigue obrar el milagro: de repente las cosas que suelen importante, dejan de hacerlo.

La Fundación oftalmológica Barraquer me brindó la oportunidad de acompañar a Elena Barraquer y parte de su equipo, en una de las siete expediciones humanitarias que hacen al año. Ésta nominada al Premio Príncipe de Asturias en Cooperación operó casi 1.000 cataratas solo en África en 2012. Y no me sorprende la cifra, cuando veo el ritmo que lleva en el Hospital General de Kinshasa: Elena opera 32 cataratas diarias en 12 horas, con un descanso de quince minutos para comer. Sabe que el tiempo no corre a su favor.

En esta expedición, le acompañan su primogénito Stefano y su íntima amiga Purificación García –Puchi para los amigos- que también ha venido con su hija Sole. Puchi se encarga de dar turno a los pacientes que van a ser operados, Sole dilata sus pupilas y Stefano, que estudia primero de Medicina en Croacia, permanece en quirófano junto a su madre para ayudarle en todo lo que puede.

Como periodista Grazia, a mí me toca observar en primera fila cada sonrisa, cada gesto de dolor, cada expresión hambrienta y ausente de quienes esperan el milagro de volver a ver.

Desde Coolhunter Diary doy gracias a Elena y a Grazia por regalarme el viaje más apasionante de mi vida, y las líneas más gratificantes de toda mi carrera. Hoy yo también vuelvo a ver.

Coolhunter Diary

Coolhunter Diary

Con Purificación García y su hija Sole Álvarez

Coolhunter Diary

Coolhunter Diary

De reportera en la República Democrática del Congo

Coolhunter Diary

Coolhunter Diary

Con Álvaro Delgado, el súper fotógrafo del reportaje Grazia

Coolhunter Diary

Coolhunter Diary

Coolhunter Diary

Elena Barraquer en plena operación de cataratas

Coolhunter Diary

Con Meggy, la novia de Stefano, en quirófano

Coolhunter Diary

Con Puchi

Coolhunter Diary

Coolhunter Diary

6 Comments
  • joseph

    23 Mayo 2013 at 18:19 Responder

    Para servir, Servir!. No todo son oropeles y plumas, tambien esta de moda servir y esta es una moda que no pasa. Bien Patricia y felicidades a la Fundacion Barraquer, por su esfuerzo constante.

  • Ruth

    23 Mayo 2013 at 22:06 Responder

    Qué envidia! (Buena) ojalá en mi blog tuviera la oportunidad de contar historias así. Felicidades! http://www.lamiradadeapril.com

    • patricia

      24 Mayo 2013 at 12:02 Responder

      ¡Gracias Ruth!

  • Un instante by Poza

    23 Mayo 2013 at 22:13 Responder

    Patricia, querida amiga… te has superado.
    Sabes que te sigo desde hace tiempo, me encanta lo que nos cuentas, me encanta como lo cuentas… Pero sabemos que hay otro mundo, otra realidad, y tu has tenido la enorme suerte de vivirlo y de que tu corazón sufra un antes y un después. Felicidades !!! Y Felicidades de todo el equipo que obra el milagro en tantas personas. A partir de ahora tu vida tiene un plus y la mía !! Gracias por compartirlo !!!

  • Alex Cottet

    23 Mayo 2013 at 23:57 Responder

    Muchas felicidades Patricia por este blog!! No sé si está de moda o no servir, pero es algo humano y que deberíamos hacer más… Es muy grande lo que la Fundación Barraquer está consiguiendo, más teniendo en cuenta la dificultad que hay en estos países, en todos los sentidos. Es una lástima cuando ves gente que tiene dificultades en su visión y no tiene posibilidades de arreglar su situación…
    Un fuerte abrazo a todos los que hacéis posible que la gente de estos territorios puedan ver!!
    Todo nuestro apoyo! Abrazo,
    Alex Cottet

    • patricia

      24 Mayo 2013 at 12:02 Responder

      ¡Querido Álex!
      Qué grande leerte por aquí. ¡Muchísimas gracias! Me ha hecho especial ilusión tu comentario. Como sabes, este blog va de moda, y de ahí que haya escrito sobre una de las pocas modas imperecederas que hay, que es la lucha por los derechos del ser humano, la caridad y la bondad. ¡Un besazo!

Post a Comment

Mensaje*

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.
Los campos necesarios están marcados *

Nombre*

Email*

Sitio web